Inicio>>Pruebas diagnósticas y tratamientos>>Gammagrafía
A- A A+

Gammagrafía

#

Gammagrafía

Gammagrafía

Las gammagrafías son pruebas de medicina nuclear dirigidas a diagnosticar o estudiar múltiples enfermedades. Una gammagrafía consiste en la inyección de un marcador radioactivo, también llamado trazador, que tiende a fijarse en un determinado lugar de nuestro cuerpo, distinto en función del trazador empleado, o que sólo se fija en un determinado lugar si existe alguna enfermedad. En función de si el marcador radioactivo es o no captado en una determinada zona y según cómo sea esa captación, se detectará o no una determinada enfermedad.

¿En qué consiste la prueba?

En general se inyecta un compuesto que va marcado radiactivamente y que tiene una especial avidez para ser captado en un determinado lugar del cuerpo o para ser captado únicamente en ciertas circunstancias, habitualmente donde hay una zona de infección, de inflamación o donde hay un tumor. Después de varios minutos o incluso varios días de inyectarse dicho marcador, el paciente es colocado debajo de una máquina que detecta las radiaciones emitidas por dicho marcador y es capaz de sacar una imagen de la zona de estudio. Existen múltiples tipos de gammagrafías:

  • Gammagrafía pulmonar. Se realiza para valorar la presencia de un tromboembolismo pulmonar.
  • Gammagrafía cardiaca. Permite evaluar si existe falta de riego a una determinada zona del corazón y la capacidad de funcionamiento del corazón.
  • Gammagrafía renal. Permite observar el funcionamiento de los riñones.
  • Gammagrafía hepática. Permite ver si hay alguna zona anormal en el hígado.
  • Gammagrafía cerebral. Permite estudiar una parte de la actividad del cerebro.
  • Gammagrafía ósea. Demuestra si existe afectación infecciosa o tumoral de los huesos y de las articulaciones. Se inyecta como trazador tecnecio-99m, captándose imágenes desde entre 5 o 10 minutos hasta 4 horas después.
  • Gammagrafía con galio. Permite ver si existe algún foco inflamatorio, infeccioso o tumoral en alguna parte de nuestro cuerpo, como ganglios, abcesos, etc. Se inyecta en la vena un marcador llamado Galio-67, obteniéndose imágenes a las 24, 42 o 78 horas de la inyección, en función de lo que se esté buscando.
  • Gammagrafía tiroidea. Permite ver el tamaño y el funcionamiento del tiroides así como la presencia de nódulos tiroideos hiperfuncionantes. Se puede utilizar un marcador inyectado (Tecnecio-99m) o administrado por boca (iodo-123 o iodo-131). Tras la administración del trazador, el tiempo que hay que esperar para captar las imágenes del tiroides oscila entre los 30 minutos en caso de administrar tecnecio, a las 3 horas si se da yodo-123 o a las 24 horas si se da yodo-131.
  • Otras gammagrafías. Se pueden hacer gammagrafías para valorar las paratiroides, la presencia de tumores, la existencia de un paraganglioma o feocromocitoma, etc.

¿Cuándo se solicitan?

Las gammagrafías pueden solicitarse en múltiples situaciones. Por ejemplo para intentar detectar una enfermedad inflamatoria, infecciosa o tumoral oculta, para evaluar si un cáncer ha afectado al hueso, para ver el funcionamiento del corazón o su riego en caso de que se sospeche una enfermedad coronaria y en muchas otras circunstancias

¿Cómo debe prepararse el paciente?

La realización de una gammagrafía no requiere ninguna preparación especial. En general no es necesario acudir en ayunas.

¿Existe alguna contraindicación para su realización?

  • Cualquier gammagrafía está contraindicada en mujeres embarazadas dado que la prueba emite radiación que puede afectar al feto.
  • La lactancia materna debe ser suspendida temporalmente al realizarse una gammagrafía, de forma variable según el marcador radioactivo empleado: Tecnecio-99m, 24 horas; yodo-123, 48 horas; yodo-131, 8 días.
  • En algunas exploraciones se debe evitar durante ese mismo día el contacto con mujeres embarazadas o niños pequeños.
  • Los alérgicos al yodo no pueden hacerse gammagrafías tiroideas con iodo

¿Cómo debe realizarse la prueba?

Para realizar una gammagrafía se suele inyectar el trazador en la vena, aunque en ocasiones puede administrarse por boca. Dependiendo del tipo de marcador, la lectura se puede hacer pasados unos minutos o pasadas varias horas, incluso varios días. La lectura solo requiere tumbarse unos minutos en una camilla y pasar por encima un aparato que capta las radiaciones emitidas.

¿Existe algún efecto adverso de la prueba?

No. Se somete al paciente a una radiación pero es, en general, pequeña.

¿Existe algún cuidado posterior a la prueba?

En general no. La radioactividad inyectada es escasa y es eliminada por la orina o por las heces en los días posteriores a la prueba. En algunas circunstancias la emisión de radiación puede ser importante por lo que no se recomienda el contacto de la persona con mujeres embarazadas o con niños durante unos días, variables en función del tipo de trazador empleado.

¿Cómo se interpreta?

La interpretación es realizada por médicos especialistas en medicina nuclear.



Última actualización: domingo 14 de diciembre de 2014